Tipos de impermeabilizaciones para techos

Una característica común añadida a muchos techos es una impermeabilización o un material protector delgado que evita fugas. Hay una gran cantidad de factores que pueden ayudarle a decidir si una impermeabilización de techo es adecuada para usted.

Las impermeabilizaciones para techos generalmente están hechas de láminas grandes o materiales que se adhieren y forman un material delgado. Por lo general se clasifican como termoestable o termoplástico, según sus propiedades.

Los materiales termoestables, como su nombre indica, se solidifican después de calentarse. Después de que se aplique, una impermeabilización termoestable conservará permanentemente su forma.

Los materiales termoplásticos, por otro lado, se pueden recalentar y remodelar repetidamente. Las impermeabilizaciones para techos también se clasifican por espesor en milímetros. Por lo general se instalan con espesores en cualquier lugar de 30 a 60 milímetros.

El propósito de la impermeabilización para techos

En primer lugar, existen impermeabilizantes para techos para evitar que el agua se filtre en su hogar. Sin embargo, no todos los materiales que previenen fugas pueden considerarse una impermeabilizante. Por ejemplo, muchos techos hoy en día están protegidos de elementos con unas pocas capas de asfalto.

El asfalto tiene muchos beneficios cuando se trata de techos; es asequible, duradero y fácil de cuidar. Con suficientes capas de tela asfáltica, se puede crear un sello hermético en el techo. Sin embargo, no se considera una impermeabilizante de calidad porque es demasiado gruesa.

En muchos casos, los materiales más delgados son preferibles por una serie de razones, incluyendo la facilidad de instalación y reparaciones. Si bien es asequible por derecho propio, la tela asfáltica puede requerir mucho más trabajo en la colocación. La tela asfáltica también es difícil de sellar en algunos sitios y eso deja puntos débiles; los materiales de impermeabilización modernos no tendrán puntos débiles que se filtrarán en su hogar.

La tela asfáltica no se une directamente a su techo, en su lugar, utiliza su propio peso para sentarse en el techo. Una impermeabilizante de membrana, por otro lado, se puede sellar directamente al techo. La membrana para techos también tiende a durar más tiempo que la tela asfáltica, ya que la luz solar directa puede degradar rápidamente la tela asfáltica.

Tipos de impermeabilizaciones para techos

Existen tres tipos principales de membranas para techos, cada una con sus propias ventajas en función del tipo de edificio y sus necesidades específicas:

Impermeabilizantes termoestables después de ser calentadas. Generalmente están hechas de caucho de etileno propileno dieno EPDM, aunque pueden estar hechas de otros materiales. Cuando este polímero se cura, no se puede volver a cambiar la forma.

Un beneficio importante de este tipo de membrana termoestable es altamente resistente al fuego. Incluso si es golpeado directamente por un rayo durante una tormenta, una membrana termoestable casi nunca se quemará. Son láminas de techo EPDM.

Las membranas termoestables también son conocidas por ser energéticamente eficientes; pueden reflejar los rayos del sol y ahorrarle una fortuna en los costos de aire acondicionado durante la temporada de verano. El caucho sintético moderno tampoco es vulnerable al frío en la forma en que eran los techos de goma del pasado; el frío extremo del invierno no hará que se congele o se agriete.

Impermeabilizantes termoplásticos se diferencia de las impermeabilizantes termoestables que cuando se cura, no se queda rígida y por esta razón, se puede remodelar y sellar simplemente siendo calentada de nuevo. Por lo general, este tipo de membrana viene en rollos grandes y se puede aplicar utilizando una máquina de soldadura de aire caliente, una pieza estándar de equipo utilizado por los contratistas de techos.

Más comúnmente, las impermeabilizantes termoplásticos para techos están hechas de un compuesto llamado cloruro de polivinilo (PVC) o uno llamado olefina termoplástica (TPO). Utilizan plastificantes para dar flexibilidad, convirtiéndolos en un material de cubierta extremadamente versátil.

Finalmente existen impermeabilizantes mas modernos y fiables que ofrecen una adherencia total de la superficie tratada y que utilizan materiales como caucho o poliuretano, son más fáciles de aplicar y mas duraderos incluso soportando el frio o calor pues poseen una mayor flexibilidad y resistencia a la contracción o elongación.

¿Qué impermeabilizante necesito para mi techo?

Ahora que usted es consciente de la gran cantidad de tipos de material que existen en el mercado, entenderá que lo más adecuado es tomar la decisión dejándose aconsejar por una empresa profesional de impermeabilizaciones.

Le recomendamos solicite la visita y el diagnostico de una empresa profesional para que pueda analizar las circunstancias de su vivienda y determine sus necesidades de impermeabilización

Llama 676 46 40 96
WhatsApp
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.    Ver
Privacidad